Categorías del Blog

Último Blog

comentarios recientes

No hay comentarios
El mejor regalo de Navidad
El mejor regalo de Navidad

Con el día de Reyes, culminamos las Navidades, fechas de alegría, felicidad, ilusión, y algún roce familiar con esto de estar tanto tiempo juntos, jejeje Bueno, y por supuesto, son fechas de recibir y hacer muuuuchos regalos (¡y si tienes niños, ya es que directamente te planteas lo de mudarte porque no cabe en casa nada más!)

La verdad es que desde que tengo hijos para mí las Navidades son fechas llenas de ilusión y muy especiales, además de agotadoras (¡entre otras cosas porque nos recorremos media España!). Pero si hay una Navidad especial, fue la de hace 5 años, en la que recibimos una gran noticia.

Todo comenzó en noviembre de hace 5 años, estaba embarazada de 20 semanas de la maaneta mayor, cuando en una ecografía rutinaria (a la que fui sola por cierto) me contaron que algo no iba bien… Su corazón tenía algo raro, y no podían decirnos concretamente bien, pero le quitaron importancia y me dijeron que fuera en un mes a ver si se podía ver mejor.

Un mes después allí que nos plantamos maridín y yo, emocionados por ver de nuevo a nuestra peque, y sin mucha preocupación (sinceramente, pensábamos que no iba a ser nada). Me hicieron la ecografía para poder ver bien el corazón de mi pequeña, y los minutos se hicieron eternos, porque el ginecólogo miraba y miraba pero no nos decía nada… Algo no iba bien estaba claro. Finalmente, terminaron la eco, nos sentamos en la mesa del médico y nos dijeron lo peor que dos padres primerizos pudieran esperar oír… Vemos algo raro en el corazón, no sabemos que es, pero puede ser nada, o puede ser todo (vamos incompatible con la vida). Literalmente, se nos vino el mundo encima.

Después de eso, vinieron días difíciles, porque me aconsejaron hacerme una amniocentesis, que estando ya de casi 26 semanas era algo complicado… pero es verdad que nos ayudaría a evitar estar pensando el resto del embarazo si además de la malformación del corazón, había algo más.

Finalmente decidimos hacer la amniocentesis, y si soy sincera, tengo un vago recuerdo de todo… Recuerdo que era lunes, que me hicieron una ecografía para ver dónde pinchar (al ser un bebé de 26 semanas, no hay tanto hueco), me pincharon y luego me llevaron a una sala a reposar. Pasado un tiempo (creo que fue una hora o más), me pude ir a casa donde debería estar varios días en reposo, y de ellos 24 horas sin moverme para nada (tened en cuenta que para una embarazada de 26 semanas no ir al baño en ese tiempo es ¡misión casi imposible! Pero lo logré ???? ).

Creo que fueron los únicos días en los que deseaba que mi niña no se moviera, solo podía pensar en que una patadita podría suponer la ruptura de la bolsa… Y bueno, como ella siempre ha tenido carácter desde el inicio, decidió que pasaba de su madre y que el mejor sitio donde estar dando patadas constantemente era justo dónde habían pinchado…

Amniocentesis semana 20 de embarazo

Las horas acostada sin poder moverme pasaban muy lentas, esperando los resultados, que tardarían unas 3-4 semanas. Por suerte, hay unos resultados provisionales a las 48 horas (muy fiables), y así por lo menos podríamos pasar unas Navidades tranquilas (o no…).

Finalmente, el miércoles 19 de diciembre (ese día si que no se me olvida), me llamaron al móvil, ¡recuerdo que el corazón me dio un vuelco cuando dijeron que llamaban del hospital!  Creo que fueron segundos, pero a mi se me hizo eterno, lo que tardó la persona que me llamó en decirme “no hay alteraciones cromosómicas”. ¡Qué alivio sentí! Enseguida llamé a maridín para contarle la buena nueva. Algo menos en lo que pensar, un problema menos, ahora solo quedaba saber que pasaría con la cardiopatía… pero eso ya, es otra historia.

¿A vosotros os ha pasado algo así? ¿Habéis tenido que hacer la amniocentesis en la semana 20 o siguientes?

Ángela María Martínez García
Jan 06, 2018

Dejar tus comentarios